29 de octubre de 2010

TRAVIS LOUIE


“Cuando tenía unos 5 años de edad, yo quería ser King Kong. Quería subir al Empire State Building, empuñando una hermosa mujer rubia, mientras que los aviones volaban en círculos a mi alrededor tratando de disparar en mi culo peludo. Afortunadamente, nunca he actuado de esa forma. La mayor parte de mi infancia en Nueva York la dediqué a hacer dibujos y a mirar la “era atómica” de ciencia ficción y muchas películas de terror los sábados por la tarde. Era un asiduo de las tiendas locales de historietas y matinés del mediodía en el RKO Keith en Northern Blvd, maravillado por los recuerdos de 1950, los cohetes, los superhéroes, los monstruos gigantes, y los carteles de películas maravillosas! Me gustaba tratar de sacar lo más que podía de los recuerdos de estas excursiones".

Fue mi abuelo quien se dió cuenta de mi entusiasmo por el arte. Me animó, me llevaba a los museos, me compró los materiales de arte y, finalmente, me construyó mi primera mesa de dibujo. Creo que tenía 12 años cuando decidí que de mayor quería ser artista.

Los cuadros de Travis parecieran fotografías sacadas de cajas de recuerdos antiguos, de aquellos personajes raros, amorfos que deambulaban en carpas, y eran utilizados para espectáculos que alimentaban el morbo de aquellos ávidos curiosos. Criaturas con deformaciones imposibles que son retratadas con total cotidianeidad por el pincel de Travis. Además, el artista no se limita a imaginar al personaje y a pintarlo, sino que lo acompaña de una pequeña biografía dándole su propia personalidad. Una realidad paralela imaginaria en cada una de sus obras que, ¿quién sabe si solo es imaginaria por pura suerte evolutiva?

*Aquí e link a su flickr: http://www.flickr.com/photos/travis37a/
*Y a su blog: travislouie.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario