14 de agosto de 2010

HISTORIA NATURAL


El tiempo se detiene, frente a ese cristal de antiquísima palidez mi silueta se dibuja emocionada, mis ojos están llenos de inquietud, quisiera tocarlo todo, los aparatos de bronce y cristal, los insectos ordenados del más grande al más pequeño, las mariposas azules y los fetos de una y más raras formas, me ha llamado la atención un kiwi, aún no los conozco en vida, son realmente hermosos; hay un esqueleto de ardilla que aguarda tras de la vitrina aún con pelo y uñas en la mitad de su cuerpo, terrorífica y maravillosa imagen, digna visión para quién desea descubrir mucho de lo que este mundo le ha preparado.
La disección nos ha dicho como se es por dentro, ¿cómo se que un ave tiene entrañas igual que yo?, ¿cómo entiendo que soy capaz de volar?, sino a través de las polvíferas y extrañas figuras de tonalidades ocre y bermellón que me llevan hacia un ambiente de inigualable silencio.
El pequeño pero maravilloso Museo de Historia Natural instalado también en lo más alto del edificio del Colegio Preparatorio de Jalapa, un espacio donde un esqueleto de ballenato al centro nos recibe con la primer impresión, ahí el corazón comienza a palpitar a gritos de sangre, de inmediato se piensa la vida es maravillosa, ¿porqué arruinarla perdiendo la capacidad de asombro? .
Si cierras los ojos y aprietas la panza en medio de esa cápsula del tiempo, podrías escuchar la vida que se guarda en frascos, cajas de cristal e imágenes misteriosas.
Al recorrer las vitrinas que pareciera contienen más que solo muestras de la vida en la naturaleza de ayer, y de hoy, uno se convierte en niño, todo se vuelve increíble, las serpientes rayadas y de colores tan grandiosos parecen estar solo dormidas, y el feto raro de brazos adultos junto a un cerebro gris y carnoso observa vivo y extraño nuestro recorrido. Los raros ahí, somos nosotros, la diversión es la reacción que notan al notarlos.
Gracias a este lugar he comprendido, tres pequeñas reflexiones:
1. El espacio donde el tiempo huele a historia, nos ayuda a entender ¿qué parte del pasado aún vive?.
2. El aire que permanece atrapado tras vitrinas de siglos atrás, se convierte en un monstruo maravilloso, que añora ser parte de nuestro presente.
3. Sin este día de ayer donde me encontré con los viejos y solitarios maestros de lo que da la Tierra, el día de mañana no me serviría aunque todo fuera nuevo.

Museo de Historia Natural / Colegio Preparatorio de Xalapa, Calle Juárez, Centro de la Ciudad.

1 comentario:

  1. Wow!!!, no manches!!, y na más ustedes estaban? o habían más personas visitando!!! está genial!!

    ResponderEliminar