29 de junio de 2010

Tritón sin recuerdos


Cuando me caí del cielo, dicen que lloré, quizá mi debilidad de no recordarlo me persiga por siempre, pero la lógica de todo esto, es que cualquiera lloraría al pasar de una placenta cálida a un mundo gigante, donde en medio de millones de personas, se debe encontrar.

Esto que me está pasando es tan maravilloso que tengo miedo de olvidar, quisiera subirme hasta mi cerebro y guardarlo por siempre, pero eso no puedo hacerlo, he venido al mundo con un coeficiente muy limitado, aún no invento nada nuevo, ni he ganado ningún premio a mi inteligencia, he de reconocer que la aflicción a esos detalles no forma parte de mis problemas, pues guardo en las líneas de mi cuerpo todo lo que soy, me han leído quienes me aman y puedo narrar tantas cosas como se me vengan al corazón las palabras me fluyen como un río de sangre con ganas de inundar el cuaderno donde caigan, no nací para explotar mi mente, eso lo hacen los economistas, los matemáticos los políticos y los ladrones ó los contadores, y los avaros.
No vine a juzgar a mis enemigos porque no quiero tenerlos, no estoy aquí para fastidiarle la vida a otros, sino para ayudarles a vivirla como lo consideren pertinente, permaneciendo parada a un lado a veces como perro, otras como gran león.
Es una vida la que importa; una, la de todos.

No sirvo para recordar, soy un tritón que carece de recuerdos, lo olvido todo, mirar al cielo es natural, eso no necesito recordarlo, es una necesidad.
He tenido la maravillosa idea de almacenar las cosas que vivo en un gran archivo rojo, llamado corazón, cómo esos que tienen las ciudades viejas, porque sé que algún día necesitaré saber de todo esto que me pasa, lo que hago tan abruptamente, a veces inconsciente y otras desconsiderado, esa hormiga que atraviesa el pan, necesitaré tenerla presente en mi futuro, todo sirve hoy, nada sobrará mañana, se trata de vivir. Así como: Vivir para vivir.
Algún día las historias de mi vida parecerán a mis ojos grandes cuentos contados por importantes personajes, todos estos seres que voy siendo.

Sin embargo no se puede tener todo, me he enfrentado al problema de la duda; si ser feliz es lo único que importa en la vida, o también debería guardar los días tristes y las noches de silencio ensordecedor, porque una vida está completa cuando algo sano, sanó. y hay que saber bien la receta del remedio.

La mente falla, el corazón jamás.

1 comentario:

  1. No sabes que orgulloso estoy de ti mi vida, eres hermosa por dentro y por fuera.. te quieroooooooooooo.... tu chui

    ResponderEliminar