3 de junio de 2010

ACTúA


Hemos sido traicionados, por moscas gordas domésticadas, cacoteros insectos parasitarios, por ingenuos adultos amargados y por enfermos cerdos caníbales, hemos sido traicionados, por aquellos idealistas falsos y esas nubes de plomo, nos ha traicionado el hombre, ese que odia a la humanidad y nos ha dejado sólos el hambre de libertad, hemos sido aplastados por poderosos pies infestados de lodo sucio, por billetes lavados y riquezas en vano...

Pero calma, aún el alma no muere, a pesar de la carga y el nefastismo flotando en el aire, aún las flores sonríen para tí, aún el sol te habla de sus brazos rodeando tu cuerpo, las aves bailan tranquilas en el cielo eterno, tú y tu esencia, a pesar de todo ese mal se mantienen intactas.

Vives a otro tiempo: cuando una hoja de árbol cae, algunos piensan en barrerla, tú la conservas para un libro, cuando un hombre llora, otros se alejan, se avergüenzan, tu le ofreces un pañuelo, tu hombro y apoyo, cuando un bebé llora otros gritan silencio y a tí te urge darle ese alimento llamado vida, verle sonreir y conocer el mundo, pero el mundo que respira, no el que agoniza.

Y que más dá si nos traiciona un sistema, una mujer o un hombre, pues estamos más fuertes que un fracaso, no hay más que darse la vuelta, y seguir caminando, olvidar el trago amargo y beber una dosis de fe y esperanza, que otros crucen los brazos, los que quieren dejar su mierda pegada en la pared, los que no saben amar, tú que vas más allá de esa miseria, tú, actúa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario