7 de mayo de 2010

joseph Beuys-“cada hombre es un artista”


Joseph Beuys (Krefeld, 12 de mayo de 1921 - Düsseldorf, 23 de enero de 1986) fue un artista alemán que trabajó con varios medios y técnicas como escultura, performance, happening, vídeo e instalación. Es considerado uno de los artistas europeos más influyentes de la segunda mitad del siglo XX.
Beuys afirmaba que combatió como piloto en la segunda Guerra Mundial, se estrelló en Crimea y, a punto de morir congelado, unos nativos lo rescataron y lo envolvieron con grasa y fieltro para evitar su muerte. ambos elementos aparecerán constantemente en su obra.
Tras lecturas de Novalis, Holderlin, Schiller, Jean Paul, Tieck, Nietzsche, Hegel, Kierkegaard y Rudolf Steiner.
Joseph Beuys pretendió acabar con la idea del arte como una práctica aislada para configurar un concepto “ampliado” del arte, de lo que se trata ahora –sostenía Beuys– es de implicar a la sociedad en su conjunto, dar paso, a través del arte y su concepción ampliada de la estética, a una teoría antropológica de la creatividad.
Trabajó de profesor universitario hasta que fue expulsado años después. Su obra realizada en su tiempo de profesor, afecta en la relación de la pedagogía con el estudio del arte, ya que Beuys cambio totalmente el enfoque de enseñanza que se tenía hasta el momento. Practicó el happening.
-Cada hombre es un artista, con facultades creativas que deben ser perfeccionadas y reconocidas-, se deben poner en práctica las ideas pedagógicas del artista, ocupando la creatividad un lugar privilegiado como ciencia de la libertad; por esto, J. Beuys, fundó su propia escuela, la "Universidad Libre Internacional" junto al premio Nobel de literatura Heinrich Böll, se trata de una universidad sin sede; en esta propuesta, Beuys alienta al espíritu vanguardista que intenta identificar arte y vida, y proclama que todo ser humano es depositario de una fuerza creativa.
Para Beuys, esa fuerza creativa universal se revela en el trabajo, por tanto, la tarea del artista no es, en su raíz, distinta de la de los no artistas.
Poner las obras en libre circulación, así abandonan la Galería para actuar directamente en la realidad, gracias a una disposición artística y política determinada.
La apertura de la experiencia estética creadora en el espacio público, legitimando las capacidades de mucha gente que –teniendo voluntad expresiva y sensibilidad artística- no se veían a sí mismos como artistas.
“todo conocimiento humano procede del arte”, toda capacidad procede de la capacidad artística del ser humano, es decir, de ser activo creativamente. –sostiene Beuys– hay que fomentar una educación artística para el ser humano, pero no como una materia relegada al mero ámbito de las manualidades, como el medio más eficaz en la reproducción de la inteligencia técnica y el desarrollo de nuevas miradas sobre las cosas, un campo para el ejercicio crítico de la configuración espacial.

¿Pueden los artistas ensimismarse y convertirse en autistas, abandonar el arte sin exponer? Pero qué es lo que tendrían que abandonar realmente, tal vez sólo el sistema de galerías y visualidad social. Es decir aquello en lo que ya no está el arte, sino más bien donde se le encubre y enmascara.
Este fue, sin duda, el sentido del gesto iconoclasta de Beuys (1921-1986) con su declaración de abandono del arte, con el que puso en operación el sueño vanguardista de la disolución del arte en la vida. Quizás haya que poder fracasar como artista para avanzar como hombre.
Quizás deban descansar incluso los mismos poderes creadores de obras como terrenos ya demasiado explotados durante largo tiempo.
Los desmontajes de la felicidad creativa muestran al arte la dirección para hacerse a un lado.
"Cada hombre es un artista"

No hay comentarios:

Publicar un comentario