14 de abril de 2010

El pequeño instante que es la vida...


Es tan corta, frágil y en un respiro llega y se va... un pequeño instante es la vida.

Nace para enseñarnos que un día, el menos esperado, termina, es un fragmento de algo que llegamos a decir, a pensar, a lograr; sin embargo suele sucederse en medio de todo lo que hacemos, vamos y venimos sin notar que está ahí, no necesita de papeleos, de trámites ni tecleos, no requiere de llaves ni de combustibles, es simplemente vida, se resume en besos, abrazos y sonrisas, en deseos de triunfo, de amor, hasta llegar a lo intangible, y volverse impersonal.
Habremos de imaginarnos cuan lejos o cerca está el final de la nuestra, pero nunca lo sabremos, no importa, es sumamente imprescindible evadir el día final y vivir todos los principios, como el disfrute de un manzano cuando se posa un pájaro sobre sus ramas.
Sólo nos queda vivir profundamente cada instante, por pequeño que sea.
El instante que es una vida, deja huellas imborrables en la memoria y el sentir de todos los que le sobrevivimos, amamos y conocimos, la vida vale tanto un segundo como cientos en el árbol de Matusalén, es luz, la vida es aire, es eso en lo que se piensa cuando se necesita alivio, la vida, una vida, vale desde el primer hasta el último instante, pues significa eso: vida.

La vida se nos escurre de las manos y poco a poco se va convirtiendo en un hecho que nos alcanzará de manera inevitable, gotea como un vaso de agua que vuelve al océano, el alma se sabe libre dentro del cuerpo, pero llega a un punto donde ya ni el cuerpo necesita, esa es la belleza del ser.
.............................................
Perlita murió a la edad de 9 años, la recuerdo y llevo en mis pensamientos siempre, forma parte de mi santuario, su nombre reposa en el nicho de paz y serenidad que me dá el saberle ahí, a mi lado, al lado de quienes más amo y significa para mí ese punto donde convergen la esperanza y el final del camino.

Asumo éste dolor que me dejó su ausencia porque sé que la vida se debe ir soltando de a poquito, se va en pedazos cuando el tiempo pasa, se va en silencios prolongados y gritos desgarradores, se va en la lágrima que hoy me derrite recordándole.

No hay comentarios:

Publicar un comentario