3 de agosto de 2009

No clasificar entre los hombres, todos respiramos el mismo aire y el derecho a vivir es igual


Una Dalit famosa Phoolan Devi, bandida y política india que alcanzó un sitio en el Parlamento, aunque inició su carrera como una especie de figura Robin Hood que robaba a los de castas altas para darlo a las de castas bajas. Fue secuestrada y violada repetidas veces por hombres al mando del terrateniente local y posteriormente se vengó matando a muchos de sus violadores. Murió asesinada cuando era todavía congresista.

En el sistema de castas de la India, un Dalit o intocable en malayalam es una persona que, de acuerdo con las creencias hindúes tradicionales, se considera fuera de los Novarnas o castas. Varna se refiere a la creencia de que muchos humanos fueron creados a partir de diferentes partes del cuerpo de la divinidad Purusha, y la parte de la que cada varna fue creada define el estatus social de una persona en relación con aspectos como con quién puede casarse y qué profesiones puede desempeñar.
Al estar fuera de las varnas, a los Dalits, históricamente, sólo se les ha permitido realizar trabajos más marginales.Se incluyen los trabajadores del cuero, llamados chamar; los granjeros pobres y los jornaleros sin tierra, los artesanos callejeros, artistas populares, lavanderos de ropa y otros. Tradicionalmente, eran aislados en sus propias comunidades, hasta el punto de que las clases superiores evitaban el contacto de sus sombras. La discriminación contra los Dalits existe aún en zonas rurales y en la esfera privada. El rechazo más temprano de la discriminación, al menos en aspectos espirituales, se remonta al Bhagavad-Gita, donde se afirma que ni siquiera para los intocables (ni las mujeres y los extranjeros) es inalcanzable la iluminación. Gandhi fue uno de sus grandes defensores.

Pero se puede salir de vidas tan crueles como éstas. En la sociedad india, y en cualquier parte del mundo donde se viva una situación similar, cualquier mujer que manifiesta una fuerza extraordinaria y no tiene miedo de los hombres es tratada con temor y reverencia. Si una prostituta decide que su hija no tiene que seguir su misma vida y se dirige a quienes pueden ayudarla, puede rehabilitarse y llevar una vida digna. La implantación del sistema de microcréditos está dando a las mujeres capacidad de decisión sobre sus propias vidas y las de sus hijos e hijas. En la medida en que pueden, dedican recursos para su educación y confían en que tendrán un futuro mejor. Cada vez más mujeres ocupan puestos de responsabilidad y trabajan para romper el círculo de la desigualdad y hacernos llegar sus voces.

En el mundo hay más mujeres que hombres, nuestra sociedad debe entender que la igualdad no está en hacer lo mismo, sino en respetar lo que cada quien decida hacer de su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario