23 de julio de 2009

Lo Sublime en el Arte de Judith Scott (1943-2005).



Miré su obra en un libro, y posterior a eso mi manera de ver la vida, de sentirla y de concebirla cambió. El suyo, un estilo que a cualquiera saca de su letargo, que toca fibras dormidas del ser, y nos pone a pensar en la existencia de seres sublimes, tocados por una fuerza superior.

El Art Brut, definido por Dubuffet como: "Toda clase de producciones que presentan un carácter espontáneo y fuertemente imaginativo".
"Los mecanismos psicológicos de los que surge la creación artística tienen tal naturaleza que, o bien deberían incluirse en el terreno de la patología, y considerar a todos los artistas como psicópatas, o bien había que extender los límites de la normalidad para que abarquen la locura", arte sin razón, completamante intuitivo.
Características del Art Brut
1. Rechazo de lo bello.
2. Carácter tosco, espontáneo, grotesco e irreflexivo, cercano a lo inconsciente.
3. Creaciones que reflejan el mundo interior del artista.
4. Rechazo de los planteamientos tradicionales del arte (coherencia,organización, homogeneidad...)
5. Expresión de miseria y deformación.
6. Gran libertad de trazo y cromática (al principio predominio de colores terrosos, después colores más claros y variados).
7. Utilización de materiales muy diversos mezclados con la pintura(alquitrán, arena, cemento, hojas, alas de mariposa, trozos de madera,etc.).
8. Creación de efectos matéricos muy expresivos.
9. Temas únicos desarrollados durante largas temporadas (cabezas, figuras, vacas, paisajes urbanos).
10. Influencia de: Creaciones plásticas de los niños, enfermos mentales y gente marginada. También influencia de Jean Fautrier (pintura matérica), del dadaismo y de Paul Klee (abstracción).
Ahora bien, ya dicho todo esto, mencionemos a la artista, quien es una escultora estadounidense con síndrome de Down y sordo-muda, ella, considerada por los críticos de arte y grandes conocedores como "outsider", ha conseguido el reconocimiento internacional de museos y coleccionistas con sus obras.
La escultora recoge cualquier objeto, anuda y cubre capa tras capa con lana e hilo. A los seis años, Judith fue internada en una institución mental dónde perdió el contacto con su familia; sufría de disquinesia, un movimiento continuo de la mandíbula, no hubo intentos de educarla o adaptarla al mundo adulto, no se le enseñó ni a leer ni a escribir, ni siquiera el lenguaje de signos, vivía sumida en el silencio. En 1986 Joyce su hermana gemela consiguió la custodia de Judith, quien la llevó al Centro de Arte de Oakland y dos años después de llegar se despertó su talento, cuando una de las artistas que enseñaban allí, le ofreció una madeja de hilo y unos palos de madera, sus obras crecían en tamaño y forma, hasta que llamaron la atención del centro y de John MacGregor un psicólogo e historiador de arte que escribió Metamorphosis: The fiber Art of Judith Scott. A partir de ahí se da a conocer al mundo Lo sublime en el arte de Judith Scott.
Cuando el dinero, la fama y complacer a los demás no se busca, incluso no se necesita, estamos hablando de Arte EMINENTE.

2 comentarios:

  1. Felicidades Licha, he visto trabajo tuyo publicado. Un Abrazo afectuoso para ustedes y besos para la nena!!!

    ResponderEliminar
  2. nunca había escuchado de este tipo de arte ni de la artista pero me encantó...me encanta eso de que el arte no debe ser perfecto o coherente esa siempre ha sido mi idea, vi tu trabajo y me encantó, comencé a leer tu blog y me enloqueció aun más gracias por lo que compartes.

    ResponderEliminar