11 de abril de 2011

Las hermosas medusas intocables


En estos días de semana santa, todos corren a la playa, especialmente en esta temporada muchas especies marinas hacen su labor de aparición por la calidez de la temporada, entre ellas las medusas, de quienes hablaremos para prevenir y tratar una picadura en su caso:

Las medusas (también llamadas aguamalas, malaguas, aguavivas o lágrimas de mar) son organismos marinos que aparecieron en el planeta, hace unos 500 millones de años aproximadamente.
Aunque existan algunas medusas de agua dulce, son principamente marinas. Las medusas se encuentran en todos los mares, pero con más abundancia en los mares cálidos. Son masas gelatinosas de estructura muy interesante y atractiva, en la orilla del mar se pueden confundir con el agua, accidentalmente pisar o tocar una de ellas puede terminar con la alegría de unas vacaciones para convertirse en una experiencia dolorosa e intensa.

Su tamaño es diverso: existe desde unas diminuitas de un centímetro de diámetro hasta las gigantes cuyo cuerpo mide de 2.5 metros y cuentan con unos tentáculos de 36 metros de longitud. Lo más corriente es que no superan el metro de diámetro, a excepción de Japón, que sufre una plaga invasiva de medusas, se cree que por causa de los daños causados al medio ambiente. Nomura, o echizen kurage, -como llaman en Japón a este animal, que puede llegar a medir dos metros y pesar 220 kilos- en aguas niponas se ha convertido en una auténtica pesadilla para buceadores y pescadores. Estas grandes medusas destrozan las redes y provocan la muerte de miles de peces con el veneno de sus tentáculos.

El proceso de desarrollo de las medusas es muy complicado. Del huevo, sale un animal muy pequeño, una larva llamada plánula, que nada felizmente de un lado a otro. A los pocos dias, la planula desciende al fondo del mar y se establece en una roca. Recibe entonces el nombre de pólipo, y tiene la forma de un sapo con la boca rodeada de tentaculos.

Las medusas poseen tentáculos formados por células urticantes, o nematocistos, que usan para capturar presas y como forma de defensa. Estas células contienen una cápsula con un filamento tóxico (venenoso). Al contacto con una presa, los filamentos se eyectan e inyectan veneno. Los tentáculos de medusas muertas que a veces se encuentran en la playa pueden envenenar por varias semanas.
La toxicidad de la picadura de la medusa varía según la especie. La mayoría de las medusas que encuentran los bañistas provocan picaduras dolorosas y con una sensación de ardor, pero pasajeras. Sin embargo, se aconseja a los bañistas inmediatamente salir del agua, porque existe la posibilidad de padecer un shock anafiláctico y ahogarse.

Aparece con cierta frecuencia un cuadro con angustia, agitación, pérdida de apetito, conjuntivitis y en ocasiones dolor de cabeza. Pero, en general, la clínica post-picadura suele ceder en pocas horas.
De manera más rara y en personas especialmente sensibles a estas picaduras, como lactantes, ancianos o personas con graves enfermedades generales, la sintomatología puede ser de mayor gravedad, y cursar con una depresión importante del sistema nerviso central (SNC), convulsiones y algún otro síntoma de importancia, si esto ocurriera se debe trasladar al afectado al hospital o centro de salud más cercano.

Prevención:
1. Deberá vigilarse la aparición de este tipo de animales en playas o lugares donde habitualmente se realicen inmersiones o simples baños.
2. Nunca deberá tocar ni coger con las manos uno de estos animales si no lleva guantes protectores adecuados.
3. Limítese a observarlos desde lejos, pueden resultar animales curiosos, pero no debe olvidar que su picadura puede ser peligrosa.

Consejos si ocurre una picadura:
El vinagre hace que los aguijones dejen de inyectar veneno. Se han salvado muchas vidas hasta para picaduras de especímenes australianos.
Nunca deberemos usar agua dulce, ya que podrá romper las células urticantes, sufriendo otra picadura.
Para limpiar la zona, el suero fisiológico es perfecto. En caso de no haber, el agua salada también podrá ser una solución.
No frotar la zona afectada con arena ni con la toalla.
No limpiar la zona de la picadura con agua dulce, usar siempre agua salada.
Aplicar frío sobre la zona afectada durante 15 minutos usando una bolsa de plástico que contenga hielo.
Nunca aplicar hielo directamente a no ser que sea de agua marina. Si el dolor persiste conviene aplicar de nuevo la bolsa de hielo durante otros 15 minutos.
Extraer cualquier resto de tentáculo que permanezca adherido a la piel, usando guantes.
Si el estado de la víctima empeora progresivamente y se detectan complicaciones respiratorias, convulsiones o alteraciones cardíacas, ha de ser llevada inmediatamente al hospital para que le traten de estas afecciones.
No frotar la herida con orina ni bebidas alcoholicas. El cambio en el Ph puede activar más nematocistos y producir mas dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario