10 de enero de 2011

CREA


Sentada frente a la ventana, observo la calma con que entran las partículas de polvo, ese que en una semana pinta de gris los muebles, como plaga inevitable de algo que se escapa a nuestras manos, que insiste en habitarnos por medio del olvido, el polvo es fino y delicado; rudo y pesado, la vida lo es también de las dos formas, suavemente vivimos día a día, notemos la repercusión de un día, sobre lo demás, qué hice, qué hago, y ahora que haré, qué creo, en qué creo, cómo como, dónde duermo, cuánto sueño, cuánto vivo... y por qué merezco vivir?
Disfuta crear todo aquello en lo que crees.

1 comentario: