22 de septiembre de 2010

SORPRENDENTES ABEJAS


Una de las formas más extraordinarias de organización en el mundo animal la encontramos entre las abejas.
La colmena está formada por una abeja reina, de 800 a 2000 zánganos que fecundan y de 10 mil a 80 mil abejas obreras que trabajan y garantizan la alimentación de todo el colectivo, además de cumplir otras funciones relacionadas con higiene, mantenimiento y restauración de interiores, y defensa de la colmena ante eventualidades.
Todo esto tiene su punto de partida en un huevecillo de apenas 10 mg. Si este huevecillo resulta fecundado de él se procrearán las obreras; en caso contrario saldrán zánganos.

Cuando comienza la primavera se inicia una etapa de intensa actividad en la colmena; las obreras han construido celdas en las cuales la reina ha de depositar los huevecillos y de donde saldrán después otros miles de abejas. La miel está por todos lados; y la comunidad del panal está dispuesta a abandonarlo en cuanto la abeja reina les da la orden; mientras, miles y miles de obreras mueven incesantes sus alas, esforzándose por mantener el panal ventilado en todo su interior.
Hay que mudarse y para ello cada abeja come la mayor cantidad de miel que puede, esta miel, después de digerida, se convertirá en la cera con la que edificarán el nuevo panal.

Llega el día de la partida y la colmena parece estar de fiesta; las abejas se han hartado de miel hasta el punto que se muestran torpes, mansas e inofensivas (salvo cuando se trata de defender a la reina pues entonces sí se tornan peligrosamente agresivas).

Un nutrido grupo de abejas ha ido a reconocer el lugar seleccionado para la instalación del nuevo panal; mientras, la reina sale de la colmena y se posa en un árbol cercano rodeada de varios miles de abejas obreras en espera del veredicto de las exploradoras.
Al amanecer, todas las abejas forman una nube y se dirigen hacia el lugar a donde se han de mudar; y en sólo minutos todas estarán trabajando en la nueva obra, formando su panal.

Rápidamente se construyen cuatro tipos de habitaciones:
*las CELDAS REALES (las más amplias); *las CELDAS PARA LOS ZÁNGANOS (que también son amplias), *las angostas, estrechas e incómodas CELDAS PARA OBRERAS, y la *CELDA INTERMEDIA que es una conexión de las grandes con las más chicas. Las celdas mayores se rellenan de miel, en ellas nacerán los zánganos.

Nace la primer ninfa y se dedica a matar a las restantes antes que nazcan, pues será la nueva REINA y no admite competencia;
Las abejas que le cuidaban también se suman al exterminio.

Si llegan a nacer dos reinas, se pelean fiéramente entre sí hasta que una de las dos muere, y en ese momento la colmena acepta a la vencedora como la REINA SOBERANA pero su reinado sólo se iniciará a partir de que los huevos que ella ponga originen machos y hembras, pues en la primera etapa sólo procrea zánganos.

Un día la ABEJA REINA vuela hacia las alturas, hasta donde ni siquiera las aves pueden llegar, los zánganos van detrás de ella tratando de alcanzarla hasta que al fin lo logra uno, este rito se llama VUELO NUPCIAL y es el ZÁNGANO que alcanza a la REINA quien la copula y fecunda. Unos instantes después el "victorioso" zángano muere.

La REINA regresa al panal y todo es júbilo entre las miles de abejas que eufóricas le dan la bienvenida. A partir de ese momento comienza a llenar las celdas con huevos de los que nacen obreras. El trabajo dentro de la colmena es incesante; las incansables obreras se la pasan llevando miel, y los ociosos zánganos se comen la miel y duermen, son prepotentes, irrespetuosos y agresivos hacia los demás miembros de la comunidad. Y todo sigue así hasta que un día, las obreras se despiertan con un aletear diferente, muestran indignación y cólera, en grupos caen sobre cada zángano y lo aguijonean, en ese momento mueren casi todos los zánganos y algunos escapan escondiéndose en huecos del interior del panal donde no se mueven a causa del miedo que tienen, hasta que finalmente ahí, escondidos, pierden fuerza y mueren de hambre.

Los zánganos que lograron escapar de la colmena intentan regresar al anochecer hambrientos y con frío, pero en la colmena hay obreras guardianes, que impiden su retorno y se encargan de aguijonearlos sin piedad hasta causarles la muerte.
El ciclo se repetirá y esta nueva reina abandonará el panal junto con su enjambre como ya lo hizo anteriormente su madre.

Esta conducta social en un diminuto animal, sumamente organizada y desarrollada nos debe hacer pensar en la situación por la que atraviesa el género humano, y la simple solución al zanganismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario