2 de septiembre de 2010

Somos aire, polvo, agua y piedra


En la brevedad del sueño, uno se pregunta, ¿qué hace diferente a la humanidad de lo que le rodea?, NADA, pues sólo somos aire, polvo, agua y piedra; cuando nacemos se derrama como fruta la madre y emerge una semilla; una bola de piedras blancas finamente acomodadas como huesos y una argamasa de polvo con agua le envuelve; ambos protegiendo un motor suave y rojo que termina siendo la clave para nuestra existencia.

¿qué hace, entonces, peculiar a la humanidad, de lo que le rodea?

Nacer y aplaudir, amar y odiar, anhelar y pelear, luchar y matar, caer y levantar, besar y gozar, desear y evitar, decir o callar, morir y tras esto, llorar...

Sólo somos seres humanos, evite diferenciar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario