15 de julio de 2009

Cuando pruebas los gusanos, les pierdes el miedo


Un anunciado temor hacia los gusanos, me llevó a buscar alternativas a esta figura, pero no hay nada igual, nada se le parece a tan escabrosa forma, nada me produce tal espanto y escalofrío.
Cuando comí la naranja sentí un sabor que antes no había distinguido, supe inmediatamente que estaba frente a una experiencia que me cambiaría la vida, miré interior del cítrico y me quedé sorprendida al encontrar movimiento y vida dentro de las lágrimas de la fruta, había gusanos, blancos y tiernos, dispuestos a morir por mí y por el placer de ser comidos; me senté y de forma extraña vino a mí una sonrisa de conquista, de aliento, de triunfo; le perdí el miedo a los gusanos, pero sin embargo aún los detesto.

1 comentario:

  1. aterrador, yo hubiera necesitado años de sedantes U.U ... no creo q sea mi remedio ! xD juju
    muy buena experiencia, sobre todo del modo en que lo viste, felicidades al renunciar a tu miedo !. :)

    ResponderEliminar