8 de junio de 2009

Historia verdadera


Honores a la bandera, checador, presión y estrés por todos lados, eventos por aquí, eventos por acá, apabullantes deberes y mil y una cosas más, sin ventanas, respirando el oxidado respiro vencido de los demás, tras un escritorio, mirando la playa en un computador que exige atención para cubrir todas las responsabilidades que le dan a uno la paga medidita, acortada por el banco y por recursos humanos ahora deshumanizados, que esperan como hienas a morder la nómina y poder así mantener a las personas con la soga al cuello, ¿cuantos de aquí, miramos el mundo de otra forma?, y lo esperamos diferente y de mejor futuro, ¿Cuántos sueños con el exteriór se fabrican en ésta pequeña y gris habitación laboral?.
Hoy escuché algo muy cierto sobre las piedras, de un niño de secundaria, que decía que una piedra tiene multiples funciones, hay a quienes les estorba, a quienes les sirve de asiento, a otros de arma, a otros de inspiración, pero lo más importante de esta anecdota es que la piedra es la misma para todos, lo que cambia es la forma de verla, lo que cambia es el hombre que la encuentra.
Esta es la historia verdadera de una mujer que tras su escritorio, se rebela unos minutos para escribir reflexiones de la vida, para hacer algun dibujo y volar al exterior, que tan dificilmente se ve desde aqui.

No hay comentarios:

Publicar un comentario