15 de junio de 2009

En mi viven el carpintero, el sol y el hueco


Yo no me elogio, porque no me siento con esa necesidad aún, no voy a disimular que de vez en cuando me siento plena y placentera gracias a las diferencias entre los demás y yo y definitivamente, en nada nos parecemos el pájaro carpintero y yo, pero si somos esporádicos, si somos felices voladores, si buscamos insectos, el para comerlos, y yo para observarlos y encontrar un disimulado extásis en el asombro que las formas me producen.
Por otra parte, soy dos personas en una, me tengo agarrada y otra me cohibo demasiado.
Tampoco es locura irremediable, solo un poco de incoherencia...
El pájaro tambien esta bien atado a mi, podría decirse que debo tener la seguridad de sus alas muy cerca, una buena razón.
Algo más normal de lo común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario