24 de abril de 2009

Maleza en la pared

¿Cuanto tiempo?
Acordé con la tierra caer en sus brazos libre de toda culpa pendiente, caer en el oscuro y tenebroso silencio, cuando ella y yo platicamos mi vida era un desastre; le pedí me dejara entrar en su vientre, pero me rechazó; al parecer era una semilla inmadura y no florecería nunca, si acaso daría una malahierba, yo no quería ser malahierba.
Me preocupa tanto mi lugar en el planeta,aunque el mío es nada envidiable, me siento a veces tan petrificada, tan lejos de la luna, tan cerca de la bruma, mi pobre corazón quiere gritar en la cima de la montaña, pero los pies nunca llegan es como caminar eternamente.
Mi pobre amor que sueña con ser girasol algún día, y dentro de mi alma que se aflige por una verdad cruel que la lastima, dándome a entender que no hay para mí lugar en un jardín bello y colorido, sino en una pared envejecida como maleza discreta y persistente, aferrada y vigilante.
Sólo mi mano izquierda me entiende... lo demás ya lo perdí.

Preguntar sobre el tiempo, es algo así como hacerse el tonto, muy, muy dentro, ya lo sabemos, aunque en la realidad, nunca lo sabremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario