20 de abril de 2009

Licha


¿Por qué no me toco ser un vagabundo, un borracho perdido, un loco, o un perro, incluso un jabalí?

¡ Quiero dibujar una ventana en la pared, para que pueda salir volando a dar un paseo, para que pueda ver la tarde tan hermosa que cae en el horizonte, revolcarme en el lodo, orinar en las esquinas y convertirme en piedra, para sonreir sin razon y no buscar una razón para sonreir, para ladrar sin miedo, me encantaría sobremanera, ladrar sin miedo!

Pero me tenia que tocar ser Licha, la que dibuja líneas que no tienen sentido a simple vista, la que se queda callada cuando quiere explotar y a solas explota en una burbuja de tinta; quien se sienta en las tardes a pensar en el universo y se cae en sueños a barrancos muy profundos, me tenía que tocar estar enamorada, ilusionada y de repente ilógica, irracional o estúpida, quizá un monstruo, o un alien lagrimón, aunque en apariencia sea como la raiz de un nabo o la de un rábano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario