23 de enero de 2009

San Isidro en las venas

Hace algun tiempo, conoci un secreto oculto dentro de mi gusto, y me sorprendio sobremanera, me quede callada, subi el volumen de el estereo para que nadie escuchara mi locura, ahora a diferencia de aquel dia, quiero que suene, que retumbe que mate y remate mis mas simples o complejas actitudes formales y serias ante la vida, quiero gritar y romper el hielo que me detiene a correr sobre las nubes, a bailar sola en los parques a perder el miedo a los gusanos, que me hace sonreir cuando quiero llorar, que me hace perder cuando se qu voy a ganar, que me da negro en vez de azul o blanco en vez de verde, ese hielo que no me deja errar y si me deja me lo reclama en todas las paredes de mi casa, quiero romper con ese monstruo lamentable que vengo cargando desde la infancia y que me ha dado tantas penas porque por el conozco la pena, porque por el conozco el sabor amargo del ridiculo, porque se quedo a vivir conmigo cuando decidi dejar de ser niña y pase a ser esta cosa rara que vive en mi y que quiero matar y volver a actuar como ayer, y volver a escribir historias malditas y oscuras para saciar mi sed de malicia, y volver a sentir ese delicioso sabor de boca que te deja lo unico mas puro en esta vida despues de la aventura, el riesgo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario